rescision contrato arrendatario

Rescisión del contrato de alquiler por parte del arrendatario

Cuando uno está a punto de firmar un contrato tan importante, es normal querer tener respuestas a todos los interrogantes. ¿Qué pasaría si mi amigo no quisiera renovar? Si se diera esta situación, que él no estuviera interesado en seguir viviendo en el piso pero en cambio, su mujer sí quisiera, el contrato podría mantenerse en beneficio de ella. Mi amigo está casado desde hace un año por lo que el artículo 12 definiría los pasos a seguir.

En este caso concreto, el propietario puede exigirle a la mujer de mi amigo que manifieste su voluntad de continuar viviendo en el piso. En el caso de no hacerlo en un plazo de 15 días, se tendrá el contrato por extinguido.

Otro supuesto en la rescisión del contrato de alquiler por arrendatario

Si mi amigo abandona la vivienda sin manifestación expresa de desistimiento o de no renovación, ¿qué ocurre? Aquí, su mujer podría seguir viviendo siempre y cuando, en el plazo de un mes de dicho abandono, el propietario del piso reciba una notificación escrita personal manifestando su voluntad de convertirse en la nueva inquilina.

Es muy importante cumplir con los plazos y las notificaciones de la LAU. Y es que si el contrato se extinguiera por falta de notificación, la mujer de mi amigo quedaría obligada al pago de la renta correspondiente a dicho mes.

Todavía un apunte más. Todo esto también serviría aunque no estuvieran casados pero vivieran de forma permanente en relación de afectividad durante, al menos, los dos años anteriores al desistimiento o abandono, salvo que hubieran tenido descendencia en común, en cuyo caso bastará la mera convivencia.

Desde que mi amigo ha encontrado el piso, no hemos dejado de hablar de ello. Quizá sea momento de cambiar de tema y hasta incluso de ver una película. Hace tiempo que no compartimos nuestra pasión por el séptimo arte. Así que buscamos una que nos guste y nos olvidamos un poco de contratos, notificaciones y plazos. O por lo menos, lo que dure la película.

Ley de Arredamiento Urbanos